TITULO
4020. Síntesis de criterios para brezales húmedos atlánticos de Erica ciliaris

AMBIENTE
Brezales y matorrales de zona templada.

OBJETOS DE CONSERVACIÓN:
4020. Brezales húmedos atlánticos de Erica ciliaris.




REGIÓN BIOGEOGRÁFICA
Atlántica / Mediterránea / Alpina

ÁMBITO TERRITORIAL
Estatal

ESPACIO PROTEGIDO


INSTRUMENTOS DE PLANIFICACIÓN RELACIONADOS




ANTECEDENTES
Estos criterios proceden de la síntesis del documento "Bases ecológicas preliminares para la conservación de los tipos de hábitat de interés comunitario en España" realizado por el Ministerio de Medio Ambiente en 2009 y que recopila, para cada hábitat de interés comunitario,el conociemiento científico existente.


CRITERIOS DE GESTIÓN
  • Evitar la desecación. Controlar de forma rigu­rosa cualquier actuación sobre el medio físico que pueda favorecer el drenaje y/o entorpecer el aporte de agua al sistema.
  • Evitar la inundación. Controlar de forma rigu­rosa cualquier actuación sobre el medio físico que pueda favorecer la excesiva inundación del sistema.
  • Evitar la eutrofización. Evitar/controlar el uso de fertilizantes en áreas agrícolas cercanas (nitrifi­cación y eutrofización por lixiviado). También, evitar la ubicación cercana de fuentes de emisión de óxidos de nitrógeno y/o de azufre, como cen­trales térmicas o de ciclo combinado (nitrifica­ción y eutrofización por deposición de nutrientes a partir de la lluvia ácida).
  • Controlar la carga ganadera. Evitar o, al menos, controlar, la utilización de este tipo de hábi­tat para la explotación ganadera extensiva. Los efectos negativos del ganado sobre estos brezales están determinados por el daño físico (pisoteo) sobre especies vegetales clave (por ejemplo, Pin­guicula lusitanica) y por un aporte excesivo de excrementos al sistema (eutrofización).
  • Evitar la aforestación. Una de las características de este tipo de hábitat es la ausencia de cubier­ta vegetal arbórea. Las plantas de estos sistemas son heliófilas (requieren gran luminosidad), por lo que la sombra proporcionada por la cobertu­ra arbórea supone una alteración. Además, en muchos casos, la aforestación requiere un drena­je previo del sistema.
  • Monitorizar de forma periódica (una vez al año) los parámetros físico-químicos (por ejemplo, turba, agua, nutrientes) y biológicos (presencia de especies clave, estructura poblacional de las mismas).
  • En los brezales oceánicos del Reino Unido se re­comienda la quema controlada entre cada doce y veinte años para el mantenimiento de estos eco­sistemas. Aquí sería una osadía recomendarlo sin antes hacer un estudio sistemático sobre el papel del fuego en estos brezales, además de las reper­cusiones sociales de este tipo de actividad.


INDICADORES DE ESTADO DE CONSERVACIÓN FAVORABLE
Aún no existen valores de referencia para determinar el estado de conservación. Las variables que se proponen para determinarlo son:
    • Presencia de especies típicas de estos sistemas sensibles a la altera­ción, a modo de bioindicadores (por ejemplo, Gentiana pneumonanthe, principalmente en la región Atlántica; Pinguicula lusitanica, principalmente en la región Mediterránea).
    • Acidez del suelo (pH).
    • Agua edáfica (nivel de saturación hídrica).
    • Oligotrofia (potencia de los horizontes de turba, concentración de nitrógeno disponible para las plantas).
    • Relación brezos/gramíneas (Erica {tetralix + ciliaris + mackaiana}/Molinia caerulea).

COMENTARIOS




CONTACTO
Persona
Dirección/mail
Administración / entidad

FUENTE / REFERENCIAS
Bases ecológicas preliminares para la conservación de los tipos de hábitat de interés comunitario en España

FECHA DE ELABORACIÓN
05/01/13